Eva, Marilyn y Florencia

Durante la década del `40, y de allí para atrás hasta Eva, las mujeres ocupaban un lugar en el mundo. La imagen de la mujer por entonces era la de madre de familia, la persona que se encargaba de las tareas domésticas, de los niños, del hogar y de otras cosas dentro de ese ámbito. La mujer era el sexo débil y por lo tanto estaba subsumida a la figura masculina de su marido. Esto implicaba que la última decisión la tenía el hombre y no ella y que la plena autoridad era masculina.

Las mujeres no ponían en duda la opinión de su marido, casi ni le miraban a la cara. No podían trabajar, ni opinar, ni elegir, ni votar. Para vestirse sólo usaban pantalones y era impensado imaginarlas con una pollera corta o una blusa escotada. El hombre hacía el resto, trabajar, armar la casa ladrillo sobre ladrillo y ser el ejemplo de sus hijos.

No objeto los lugares que ocupaban socialmente los distintos sexos pero sí rescato que al menos estaban bien identificados. Sabíamos bien qué cosas hacía cada uno. Entendemos como algo imposible que la mujer por ese entonces llegara tarde de trabajar en una oficina o que el hombre le haya cambiado los pañales al recién nacido. Hace cien años esto era absurdo.

En el sexo la mujer era la paciente, la que esperaba que el príncipe azul golpeara a su puerta y bajara sus pantalones. El hombre debía ser atrevido, valiente, guapo y encarador. En la cama valía todo pero siempre bajo la decisión del hombre que proponía la posición y la mujer que aceptaba.

Me resisto a imaginarme un mundo donde la racionalidad de la mujer se transforme por completo. ¿Dónde irán aquellas mujeres que insisten en prender las luces cuando te quieren hablar como si la luz fuera un medio transmisor de sonidos? ¿Quién reemplazará a estos seres que necesitan hacer pis con la puerta del baño abierta?

Evidentemente hoy en día las cosas fueron cambiando. La situación anterior hacía que la mujer no ocupara el lugar correcto y sí un lugar incómodo. No poder opinar ni salir de su casa sin el permiso de su marido es difícil de soportar. La limitación del acceso a diferentes trabajos por ser considerado sólo para hombres es algo que también influía en el desarrollo profesional de las mujeres.

Es por eso que el mundo fue cambiando y dándole más lugar a ellas. Consiguió el voto femenino, consiguió la igualdad de derechos frente al hombre, conquistó la posibilidad de divorciarse de él ante abusos, maltratos, etc. En fin, la mujer es ahora, salvo la costilla, un ser muy parecido al hombre.

Sin embargo este empate dentro de la sociedad no se ha detenido, sigue avanzando. Y la mujer puede llegar a desplazar a la imagen masculina. Tengo miedo cuando pienso en esto.

Actualmente es cada vez más común ver que es la mujer la que trabaja hasta tardes horas y su marido la espera con la comida servida en la mesa. No es extraño ver que un padre se quede varias horas cuidando a su hijo recién nacido, cambiándole el pañal mientras su mujer se va a la peluquería a hacerse las manos.

Si el hombre se expresara en contra de su función respecto de los dos casos anteriores, su mujer seguramente empezaría a los gritos y es capaz de echarlo de su casa. La opinión de su marido, pues, es relativa. Relativa a lo que la mujer opina.

Actualmente en nuestro país el mayor cargo político está ocupado por una mujer. Y su marido, expresidente, debe estar en su casa pasándole Blem a los pisos y arreglando los cuadros torcidos mientras aguarda el regreso de su mujer con las novedades del día. Creo que hemos tocado fondo.

Estos cambios abrumadores también se extienden al ámbito sexual. Si uno se encuentra en un lugar apto para el encuentro sexual (disco, pub, fiesta, ascensor, colectivo, etc) la escena es dantesca y muy distinta a la época de nuestros abuelos machos y hembras.

El hombre borgeano era guapo, malevo. Llevaba el cuchillo acurrucado en la axila y la sangre lo estimulaba como el vino. Era peleador, caballero, valiente y tantos otros adjetivos. Iban al frente con las mujeres y eran capaces de matarse por ellas.

La cosa cambió bastante. Ahora los hombres están a la espera de que las mujeres tiren la primera piedra, buscan el guiño cómplice, el saludo, el primer mail, la aceptación en facebook o la mirada temerosa que los desafíe a buscar el cuerpo ajeno femenino. Son (o somos), no lo nieguen (o neguemos) un poco más blanditos.

Las mujeres son más audaces, más atrevidas, casi salen desnudas a la calle. Y en televisión, revistas, cine, radio, internet, etc. cuesta cada vez más encontrar mujeres vestidas. Si salen a la noche tienen la convicción de que alguna presa masculina van a conseguir. Y para darse más fuerzas beben alcohol, fuman como escuerzos y llegan de madrugada a sus casas.

El hombre mientras tanto, antes de salir, se arregla el pelo, se mira cien veces al espejo, tonifica sus bíceps y se pone un jean ajustado que le marque los glúteos. Probablemente en la semana pasó por al peluquería para plancharse el pelo o por el solarium para darse un toque de bronceado. Era impensable esto en la época de las invasiones inglesas.

De hecho, aunque no profundizaré ahora en esta idea, actualmente existen más de dos sexos. Además de los clásicos masculino y femenino hay una variedad de sexos intermedios que no se sabe bien qué son. Los hombres travestidos son travestis y tienen nombre de mujer. Pero DNI de hombre. Actúan como mujer, cantan y bailan como mujer pero nacieron como hombres.

También están los homosexuales, mujeres y hombres, que han elegido su sexualidad optando por personas de su mismo sexo.

Estas 4 opciones están bien definidas y es fácil darse cuenta qué orientación sexual tiene cada una de estas personas.

Pero hay al menos un tipo de persona más que se puede definir como: hombre heterosexual afeminado no homosexual. No llega a ser homosexual y dice, piensa y cree que le gustan las mujeres. Sin embargo vive en la peluquería, está pendiente de las modas, de la música electrónica o pop, del fotolog y de otras cosas más. Este pega en el palo. Repito: este es bien hombre y le gusta, dice, las mujeres. Pero no encara, espera, tiene incluso las voz un poco más fina que lo común. Es ni más ni menos que un hombre sin masculinidad. Y esta figura tiene su contrapartida en la mujer: una mujer sin femineidad. Son mujeres que son atraídas por los hombres pero son capaces de pasarse el domingo en la tribuna alentando al equipo local, o de piropear de frente a un hombre en la calle.

En definitiva, el mundo ha ido cambiando y con él los seres que lo habitamos. Es por eso que nuestros roles en la sociedad, en la familia, en el hogar también han ido cambiando. No es malo ni bueno, pero es peligroso para nosotros que nos proyectemos en el futuro encerrados en nuestras casas, acatando las órdenes de nuestras mujeres y encontrándonos con nuestros amigos en el súper para preguntarles qué jabón en polvo comprar.

Confieso que queda mucho por decir al respecto y en algún momento entraré en detalle sobre algunos peligros que el hombre puede correr si acepta esta nueva posición. Me encantaría hacerlo ahora pero no tengo demasiado tiempo porque tengo que hacerle la comida a los chicos.

Anuncios

4 Responses to Eva, Marilyn y Florencia

  1. Querido Sebastián, esto es lo lindo de la tecnología, une a las personas de diferentes nacionalidades.
    Muy buen blog, saludos desde Campeche.

  2. Guaa!!! muy bueno. Me gusto mucho. Sólo hago una observación. El uso del pantalón en las mujeres fue a partir de los ´50, e incluso en esa época no era bien visto el que llevaramos pantalones.
    Beso, gracias por la visita.
    Y las fotos del subte me hicieron piantar un mini lagrimón. jaja

    Desde México, DF
    madre histérica

  3. Anette dice:

    Sebastian: Más te leo y más te quiero leer.
    Un abrazo,
    Anette

  4. Martin dice:

    Muy cierto todo cumpa, los hombres estan cada vez mas putos y las mujeres mas machonas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: