River se murió

agosto 1, 2011

Ayer fue uno de los días más tristes de mi vida. No murió ningún ser querido, no contraje una enfermedad grave ni me amputaron una mano pero, desde ayer, habrá un antes y después en mi vida y en la de muchas otras personas. Como suele ser dulce el alivio del despertar de una pesadilla, hoy temprano al levantarme tuve la sensación inversa, la terrible pesadez angustiosa de amanecer en medio del infierno. Para no demorar la causa de mi congoja simplemente aclararé que River, el club al que sigo y amo, descendió a la Primera B.

Lee el resto de esta entrada »


Durmiendo en lo de Maradona

julio 1, 2011

kyoto-bedroom-set1Al doblar la esquina pensé que podría encontrar ayuda pero no había nadie. Seguí corriendo un poco más desesperado porque estaban por alcanzarme. Tenía el buzo de 4 pesos ceñido a la cintura y un par de Topper blancas de lona, las clásicas. No podían robarme nada de valor.

No sé si iba por José Cubas o por Habana pero estaba en Devoto y no me daban los pulmones. Cuando ya tenía a los flacos encima tras cinco cuadras de pique a fondo se abrió la puerta de una casa de donde salió un brazo que me chupó para dentro y milagrosamente me salvó.

Lee el resto de esta entrada »


Viva la playa

junio 1, 2011

perdido

Para una madre no hay nada peor que no encontrar a alguno de sus hijos. Para los hijos muchas veces es al revés, no hay nada peor que encontrar a su madre o que su madre los encuentre.

Todos hemos vivido de chicos la experiencia de perdernos en un mercado, en el zoológico o en la rural. Sabemos que la sensación es fastidiosa, de tensión y el mundo se nos desperdiga un poco sacándonos de su centro, rompiendo su equilibrio metafísico. Dicho de otro modo, nos dan ganas de hacer pis y caca pero antes tenemos que encontrar a mamita para que nos lleve al baño.

Lee el resto de esta entrada »


Juan, la anguila

mayo 1, 2011

merloCasilda podría ser el nombre de una tía grande, de un supermercado chino o de una marca de Dulce de leche pero es en realidad una ciudad que quiero mucho y que está en la provincia de Santa Fe. Allí pasé hermosos momentos junto a mis amigos en una casa centenaria donde también existía un Aleph para nosotros.

Pero entre tantas risas y momentos hubo además instantes de zozobra y desgracia. No todo fue alegría en esa casa de una planta que supo guardar secretos incluso después de demolida. Hubo un momento que será difícil de olvidar por nosotros y que quiero compartir con ustedes, no porque les interese sino porque es un modo de contar la verdad y desahogarme.

Lee el resto de esta entrada »


Un aplauso en silencio

abril 1, 2011

El otro día me dirigí al Banco Ciudad de Rivadavia y Montevideo para pagar algunos impuestos. Cuando llegué a la cola había poca gente, solo cinco personas y sentí la fortuna de ahorrarme la media hora de la clásica espera.

Pero luego observé que existía una cola paralela de “clientes especiales” que los cajeros llamaban “cuenta corriente”. Cada vez que quedaba una ventanilla libre el cajero llamaba al grito de “cuenta corriente” y de esa cola los clientes (que eran más o menos diez) avanzaban para ser atendidos. Pero de la cola de los clientes comunes no avanzaba nadie.

Lee el resto de esta entrada »


Universo Gemelar – Parte I

marzo 1, 2011

270px-torres_gemelas1El día de mi cumpleaños del año 2003 recibí el mejor de los regalos que seguramente tendré en toda mi vida: me enteré que iba a ser padre. Siete días después, el 13 de Diciembre, descubrí que la palabra “mejor” quedaba corta: iba a ser padre de gemelos. Si ya era una gran noticia mi paternidad, por errores de la naturaleza me había tocado ser el doble de feliz. Por eso, a diferencia de los regalos repetidos que uno corre a cambiarlos al día siguiente, estos regalos repetidos todavía los tengo en casa.

Lee el resto de esta entrada »


Querida Princesa

febrero 1, 2011

la_dama_leyendo_una_carta_www_31Mi querida princesa:

Después de tantos años en el que nuestro amor se fue acrecentando, tantos años de tu boca y tu piel, ahora tengo que escribirte por un motivo que siempre temí que sería mi infierno.

Siempre, amada mía, he sido fiel a tus ruegos, siempre he acogido con agrado la pasión de tus besos y he respondido con semejante fuego al contacto de tus manos con mi pecho. ¡Nos hemos amado tanto! He deseado lo mejor para ti y has deseado lo mejor para mí. Nos fuimos recíprocos y leales.

Lee el resto de esta entrada »